jueves, marzo 02, 2006

EFIP Celebra sus 34 años

En el marco del Foro Social Mundial, El Efip aprovecho para celebrar sus 34 años, par lo cual invito a organizaciones sociales que hacen vida en las diferentes regiones de Venezuela y del Mundo...
La ocación fue propicia para homenajear a uno de sus miembros fundadores, el Sr. José Rafael Caldera... La alegría desbordaba a los presentes quienes compartieron el bailem la musica y algo de comer y bebe...

viernes, febrero 24, 2006

Centro Juvenil de Empleo


Hay otro Mundo que es posible, y lo desamos construir con valores de Solidaridad, Amistad, respeto y Participación... Contáctanos

Programa de Apoyo a la Microempresa Juvenil

PROGRAMA DE APOYO A LA MICROEMPRESA JUVENIL
Equipo de Formación, Información y Publicaciones (EFIP)
Venezuela
Situación actual de Venezuela
A lo largo de la historia, Venezuela se ha caracterizado por tener una economía monoproductora que favoreció con el paso de los años la situación de dependencia del ingreso nacional y de su concentración en el producto de turno. En el siglo veinte, el petróleo pasa a ser la principal fuente de ingresos del país, de manera tal, que se crean las condiciones productivas y económicas para facilitar y potenciar las labores de explotación y exportación en la industria petrolera, en detrimento de otras expresiones económicas con lo cual se fue desfigurando el aparato productivo nacional.
La economía petrolera ha significado la entrada de una gran cantidad de recursos que a lo interno han sido distribuidos de manera desigual, contribuyendo a la definición de un mapa polarizado de la riqueza donde las posibilidades de ascenso social son ciertamente limitadas, en contraste con una tendencia marcada hacia el empobrecimiento del grueso de la población.
En los últimos cuarenta años el país ha sido testigo del deterioro de las instituciones del Estado donde los resultados de las gestiones se diluyen, producto de años de inoperancia y de ineficiencia en la gestión y administración de los recursos, que en la mayoría de los gobiernos de turno han sido abundantes como consecuencia de las exportaciones petroleras.
La crisis institucional que hoy día muestra una de sus peores expresiones: la pérdida de la credibilidad en las instituciones, debilidad en la legitimidad democrática y una marcada dificultad para visualizar escenarios fluidos de gobernabilidad, de alguna manera ha contribuido a crear en la opinión pública nacional - en un año muy delicado por ser electoral - un marco de expectativas contradictorias y un escenario político y económico de mucha incertidumbre; donde emergen y cuadran propuestas heterogéneas: algunas radicales, otras populistas, en algunos casos autoritarias e independientes de las estructuras partidistas tradicionales que propugnan la ruptura con las corrientes políticas viciadas.
La Venezuela Rentista hizo estragos en los Órganos Representativos de la Sociedad, en la Administración Pública y en el Ciudadano Común, en cuanto a la ausencia de liderazgos efectivos, a la distorsión de valores y a las dificultades para que la población identifique las capacidades personales y colectivas necesarias para la generación de cambios reales, para percibir mejoras y oportunidades. Por el contrario se añoran liderazgos mesiánicos por un lado y autoritarios por el otro.
En 1998 por múltiples causas la crisis venezolana se agudizó, no obstante para efectos de este material solo resaltaremos cuatro. La primera tiene que ver con la reducción del ingreso nacional por la caída de los precios del petróleo a nivel mundial, que ha significado una restricción presupuestaria en las distintas instancias del Estado, desatando graves conflictos en las áreas más susceptibles de la vida nacional, tales como: educación, salud, justicia, reivindicaciones laborales, seguridad pública y empleo entre otras cosas. La segunda tiene que ver con la agudización del desorden fiscal por la elevación de las tasas de interés en el orden del 80%, el valor del dólar es de 589 Bolívares y al inflación aproximadamente en un 30%. Generando una gran crisis de confianza que ha afectado a la capacidad de inversión nacional y extranjera. La tercera causa tiene que ver con la profundización y expansión de la pobreza a cada vez mayores contingentes venezolanos que aunado a las anteriores crean las bases para intensificar la tensión social. La cuarta está referida al escenario político electoral que no termina de definirse, favoreciendo aun más el clima tenso, desanimante e incierto que prevalece en el ámbito nacional.
El mercado de trabajo venezolano se comporta de la siguiente manera de 22 millones de habitantes 14 millones están en edad de trabajar, pero solo 9 millones forman la población económicamente activa. La mayoría de los trabajadores aproximadamente un 60% se emplea en el sector servicios; el 12% en Agricultura y el 28% en actividades de Producción o en la Industria. El desempleo abierto según cifras oficiales del primer semestre de 1998 es de 11,4%, y la economía informal (o desempleo encubierto) absorbe a un 39.8% de la población. Es decir que un poco más del 50% de la población económicamente activa se encuentra fuera del mercado laboral tradicional.
Debido a la profunda desigualdad social existente producto de la concentración de la riqueza en grupos minoritarios, la población venezolana especialmente la juvenil pasa por un proceso de desesperanza, en el cual los objetivos de mediano y largo plazo resultan difíciles de plantear y en su defecto desplazados por los de corto plazo. Destacan las salidas de tipo individual, centradas en factores externos a la persona y a su entorno, se buscan alternativas pragmáticas e inmediatas, es el oportunismo y el vivir al día, algunas de las estrategias más comunes del público juvenil. Paralelamente experimentamos una crisis de valores especialmente de los relacionados con el ánimo proactivo, el esfuerzo, el trabajo, la calidad, lo solidario, la pertenencia y lo participativo.
En contraste existe una diversidad de Organizaciones de Base, desde Asociaciones de Vecinos, Cooperativas, Unidades de Consumo, Comités de Salud, Comunidades Cristianas, Grupos de Defensas al Consumidor y al Usuario, Organizaciones de Derechos Humanos, Grupos Culturales y Deportivos, Expresiones Organizadas de Educación Popular, hasta las de Economía Popular, entre otras. Estas instancias Organizadas muestran en su mayoría debilidades y vacíos en sus filosofía, visión, misión y estructuras organizativas, además de presentar poca disposición al intercambio, a la relación y a la articulación entre sí. Con lo cual se favorece un clima de desmovilización de masas y de atomización de acciones.
A la par, se ha registrado un crecimiento significativo de Organizaciones No Gubernamentales con variedad de fines y actividades, que en su mayoría no escapan a la realidad anterior a pesar de los intentos de articulación que se han registrado en los últimos 4 años (Redes, Coordinadoras, Convenios Conjuntos entre otras).
El sector sindical está sumamente dividido y atravesando una profunda crisis de representatividad y de convocatoria. El sector informal presenta muy pocas expresiones organizativas ciertamente estructuradas, con fuerza, autónomas y con tendencia a fortalecerse en tiempo.
Contamos con una sociedad civil con poca visión global e integradora, elementos que representan su mayor debilidad como interlocutora frente al resto de la sociedad y como un sector que dinamice las acciones, haga contrapeso y regule las obligaciones del Estado.
Descripción de la situación juvenil venezolana para el 1998.
Pobreza:
Venezuela cuenta con una población eminentemente joven. De casi 22 millones de habitantes, poco menos del 50% es menor de 25 años de edad. Adicionalmente, el 57,4% de los jóvenes viven en hogares en condiciones de pobreza, es decir, no tienen satisfechas las necesidades básicas. Lo anterior nos permite afirmar que el sector juvenil es el más afectado por el grave y progresivo deterioro de las condiciones de vida de nuestra población. Veamos algunos datos:
Exclusión Escolar:
En Venezuela de acuerdo a cifras del Ministerio de la Familia, del total de 4.024.406 jóvenes, el 18,6% ha abandonado la escuela antes de haber cumplido 15 años ("desertores infantiles") y el 34 % se ha retirado de la educación formal entre los 15 y 19 años. En consecuencia, hay 2.116.838 jóvenes (52,6 %) que han desertado de la educación formal antes de cumplir 20 años.
Entre las causas para dejar los estudios se encuentran que el 27,5% deserta "por falta de recursos", y el 23,1% "Por tener que trabajar". Es decir, que el 50,6 % de los jóvenes abandonan el sistema escolar por razones económicas.
Exclusión Laboral:
Si los jóvenes están excluidos de la educación, se esperaría que están incluidos en el mercado de trabajo, pero esto es parcialmente cierto. De acuerdo a las cifras de la Oficina Central de Estadísticas e Informática (OCEI), para el segundo semestre del año 1,997, el 11,4% de la población económicamente activa se encontraba desempleada, mientras que el desempleo de los jóvenes entre los 16 y 25 años de edad, alcanzó para el mismo período el 22,5 %, es decir, duplicó en términos relativos la desocupación total.
Existen otros indicios acerca de la inclusión precaria de los jóvenes en el mercado de trabajo, uno de ellos es la tasa de informalidad. En esta situación se encuentran el 45,2 % de los jóvenes, en cambio, la tasa de informalidad de la población en general es de 39,8% (Oficina Central de Estadísticas e Informática). Esto significa que la población joven, al estar excluida del mercado de trabajo formal busca alternativas de empleo informales que en promedio implican el desarrollo de oficios de baja calificación, ingresos más bajos y condiciones precarias de inserción.
A manera de conclusión, podemos afirmar entonces, que nos encontramos ante un paulatino empeoramiento en lo que respecta a la posibilidad para que los jóvenes logren obtener empleo estable, que le permita subsistir y concebir un mínimo proyecto futuro. Ellos también lo perciben así: no hay futuro claro. Cada vez más, las vías tradicionales como la educación formal no tienen respuesta a las necesidades actuales de un importante y creciente sector de la población juvenil que se ve obligado a abandonar el sistema escolar para buscar los recursos económicos que le permitan solventar las necesidades de sobrevivencia de él y su grupo familiar.
Procurando oportunidades para los jóvenes venezolanos. El EFIP y su propuesta
El Equipo de Formación, Información y Publicaciones (EFIP) es una asociación civil sin fines de lucro, fundada en 1972 por un grupo de jóvenes trabajadores con el propósito de contribuir a la formación, animación y promoción social, económica y cultural de las personas y asociaciones, principalmente juveniles. Se busca el fomento de la independencia socioeconómica de los jóvenes a través del apoyo a formas asociativas y alternativas populares, promoviendo la participación y la autogestión de las comunidades locales implicadas en la experiencia, para su desarrollo integral.
Durante más de veinte años de funcionamiento el EFIP ha logrado establecer relaciones con distintas Organizaciones de Base, con Organizaciones No Gubernamentales tanto Nacionales como Internacionales lo que ha implicado la formación de unas veinte mil personas en diversos temas económicos, políticos y sociales.
Al inicio de la década de los noventa, Venezuela entró en una fase de crisis y cambios. En este contexto la sociedad civil creció de manera significativa, consolidando espacios de organización, participación y capacidad de respuesta a los problemas más apremiantes de la población de los sectores más empobrecidos de la sociedad, que la han convertido en protagonista de los cambios actuales y por venir. El EFIP, en tanto que entidad no gubernamental que hace parte de la sociedad civil, mantiene vigente su misión de aporte al desarrollo de ésta.
Actualmente la misión del EFIP es la de contribuir a que los jóvenes de los sectores populares sean un factor fundamental del desarrollo social y económico de las comunidades locales y del país, mediante la formación integral e incorporación al mundo laboral, a través de innovadores y eficaces programas de formación y empleo.
Es así como en los últimos ocho años el EFIP se ha especializado en la Formación y el Empleo Juvenil. Es por ello que actualmente el EFIP apoya a organizaciones comunitarias en la formulación y ejecución de proyectos locales para la promoción del empleo juvenil. De igual manera, ofrece la oportunidad a estas organizaciones para postular candidatos a participar en los espacios de divulgación de oportunidades para los jóvenes y en los programas de Capacitación en Oficio, de Autoempleo e Inserción Laboral que se desarrollan desde la Organización.
De esta manera el EFIP se propone contribuir a cambiar la concepción tradicional, según la cual el desempleo juvenil es un problema eminentemente particular y por tanto responsabilidad exclusiva y particular de cada uno de los afectados, por otra que considera al desempleo juvenil de carácter público y de allí la necesidad de ofrecer desde las localidades respuestas que respondan a ello, es decir, que las organizaciones locales sean capaces de formular y ejecutar sus propios proyectos para la promoción del empleo.
Nuestra forma de trabajo nos permite intervenir de manera individual o grupal en las necesidades y problemáticas de los jóvenes. Integrando esfuerzos con entidades públicas y privadas tanto a nivel nacional como internacional que comparten nuestros objetivos de lograr una economía social, en democracia participativa y con justicia social, donde existan reales oportunidades para la promoción de los jóvenes.
Fue vital desde un principio mantener presente en todo momento el propósito: procurar que los jóvenes provenientes de sectores sociales deprimidos tuvieran efectivo acceso al mundo de trabajo. Esta noción continua orientando la acción del EFIP bajo tres premisas básicas: la necesidad de avanzar en la especialización del tema, diseño y ejecución de propuestas innovadoras e integradoras, cuyo fines sean siempre la inserción del joven al mercado de trabajo.
El EFIP no entiende la capacitación profesional para jóvenes sin verdaderas oportunidades de inserción en el mercado de trabajo por cuenta de otros o por cuenta propia; no entiende la inserción por cuenta de otros como un acto mecánico de colocación de jóvenes en vacantes del mercado, por el contrario le asume como la búsqueda de ofertas dignas, que permitan la profesionalización, la estabilidad y una experiencia laboral productiva, socialmente útil y personalmente edificante; no promueve el autoempleo como una estrategia de sobrevivencia sino como una alternativa rentable para expresiones económicas factibles, sustentables en el tiempo y conducidas por emprendedores conscientes de su posición rente al conjunto, capacitados para hacer frente especialmente por la vía colectiva a las exigencias del contexto y con visión dinámica de empresa.
Para alcanzar tales fines se desarrollan los siguientes programas:
ÁREA DE CAPACITACIÓN EN OFICIOS:
Informática:
*Transcripción de Datos .
*Asistente de Oficina con componente de informática.
*Asistente Administrativos.
*Asistente de diseño Gráfico Computarizado.

ÁREA DE INSERCIÓN POR CUENTA DE OTROS:
Agencia de Empleo Juvenil.
Servicios de Información Juvenil.
Capacitación Mediante inserción Laboral : Maracaibo y Caracas.
(Herrería, Mecánica, Carpintería, Rebobinado de motores, Refrigeración, Latonería, etc.)
Colocación de Aprendices - INCE.

ÁREA DE AUTOEMPLEO:
Abonando el Terreno de los Emprendedores:
*Promoción del Autoempleo.
*Anímate a Crear tú Microempresa.
*Empresa Asociativa Guiada.
Apoyo a la Microempresa Juvenil.
*Formación de Emprendedores: Asistencia Técnica, Capacitación en gestión de Empresa.
*Financiamiento.
*Articulación.
El programa apoyo a la microempresa juvenil del EFIP
Desde enero de 1.994 el EFIP apoya la creación y el fortalecimiento de microempresas, conducidas por jóvenes con edades entre los 18 y 35 años y que deseen generar empleo por cuenta propia.
Con este programa se brinda capacitación, asistencia técnica y apoyo financiero para que los jóvenes logren emprender sus propios proyectos económicos. Mediante la ejecución del programa de Apoyo a la Microempresa Juvenil, hemos constatado que existen escasas oportunidades para que jóvenes entre 18 y 35 años de edad, en su mayoría con poca experiencia laboral y dominio de un oficio, logren iniciar experiencias económicas auto-generadas, ya que en el país no existen las instituciones y programas especializadas para apoyar estas iniciativas, que por demás, demandan apoyo sostenido, el cual se expresa en: seguimiento sistemático y permanente para ayudarlos a resolver los inconvenientes que se les presentan en la gestión de sus negocios a nivel administrativo, financiero, técnico, directivo y entre los más importantes aquellos derivados de las relaciones interpersonales, madurez personal y de manejo del grupo humano, así como espacios de intercambio y de relaciones que apunten hacia la generación de saldos organizativos entre microempresas.
Actualmente se están reforzando las estrategias que se realizan desde 1994, con el fin de allanar los obstáculos en el terreno de los reales y potenciales emprendedores juveniles.
Se cuenta con el diseño de varias metodologías de atención dependiendo de las características y necesidades del público frente a la fórmula autogenerada. El programa más desarrollado y con resultados más interesantes es el que atiende a los jóvenes que ya han emprendido su negocio; es decir :"Apoyo a la Microempresa Juvenil".
El objetivo general de este programa es el de promover la generación y consolidación de puestos de trabajo a través de la creación y fortalecimiento de microempresas juveniles para jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y 35 años, que se encuentren desocupados, desarrollando una actividad por cuenta propia o que tengan una microempresa y que formen parte de sectores poblaciones de bajos recursos económicos.
La primera gran estrategia para cumplir con el objetivo del programa es la referida a la propuesta de "Formación de Emprendedores" y la segunda estrategia corresponde a la oferta de "Financiamiento" de emprendimientos juveniles, ambas serán explicadas a continuación:
El Programa de "Formación de Emprendedores" es la integración de los paquetes de asistencia técnica y capacitación microempresarial que durante cuatro años y medio hemos desarrollado desde el Programa "Apoyo a la Microempresa Juvenil" con el objeto de animar la creación, de reforzar su despegue y de contribuir al logro de la expansión de la capacidad operativa de las microempresas, considerando la tendencia a la mortandad característica de los tres primeros años a partir de la iniciación de estos negocios.
Con el programa de formación de emprendedores se aspira promover la fórmula del empleo autogenerado como una vía factible y rentable de ocupación y de generación de ingresos para aquellas personas que reconociéndose como microempresarios se animen a potenciar las habilidades emprendedores "que ya poseen" y superar las características que les limitan en le éxito de la gestión por cuenta propia.
El programa prevé en su primer ciclo tres niveles básicos de formación que van desde una plataforma mínima de información para indicarle al emprendedor lo necesario para probar la factibilidad de la idea económica y la consiguiente elaboración del plan de negocio, pasando por el cálculo de la rentabilidad del proyecto económico, hasta llegar a un nivel de reforzamiento de la gestión emprendedora para garantizar el buen rumbo del inicio.
El plan de "Financiamiento" , apoya la creación de una primera referencia de los jóvenes autónomos frente al crédito, a través de la aproximación sucesiva a plataformas de financiamiento para cubrir de manera parcial las necesidades de instalación, expansión o consolidación de sus microempresas.
Para cumplir con el objetivo y las estrategias propuestas se desarrollan los siguientes procesos:
1.Promoción: Se divulga y promueve la oferta del programa haciendo especial énfasis en la política de financiamiento ( condiciones, requisitos y pasos) así como en los planes de capacitación empresarial y Asistencia técnica.
2.Asistencia Técnica: Se suministra la orientación general y asesoría en el manejo efectivo de la microempresa y en la presentación de solicitudes susceptibles para el financiamiento.
3.Capacitación de Emprendedores en Gestión de Empresa: Esta estrategia permite abordar los temas más especializados sobre la gestión de empresa ya que son tratados de manera focalizada. Se presenta como un continuo de cursos, charlas y talleres a los que los beneficiarios pueden acceder dependiendo de sus necesidades y realidades. La capacitación microempresarial se cruza con el Plan de Asistencia técnica por Microempresa apoyando la intervención y atención de cada caso.
4.Financiamiento: Incluye la fase de evaluación de solicitudes de crédito con base en los criterios de rentabilidad y utilidad social del negocio perfil, del (los) emprendedor (es) y las garantías del crédito. Así mismo el proceso de financiamiento comprende la fase de liquidación en tanto que se elaboran los instrumentos de otorgamiento y la entrega efectiva del crédito.
5.Seguimiento: Es el proceso que se activa una vez otorgado el crédito y tiene como propósito, acompañar al emprendedor en el desarrollo de su gestión con el objeto de supervisar e intervenir para trabajar fallas y advertir riesgos.
6.Cobranza.
7.Articulación: Se favorecen espacios de participación en discusiones e intercambios sobre la economía y la empresa, con el ánimo de provocar saldos organizativos formales, expresiones colectivas de solidaridad o plataformas organizativas solidarias estables que se ocupen en la búsqueda de formas alternativas de trabajo y de hacer las relaciones económicas.
Con esta fórmula de trabajo se ha logrado: Hasta Septiembre de 1998 el financiamiento de 88 microempresas juveniles que representan alrededor de Bs. 73.000.000. El comportamiento de la recuperación de la cartera de crédito muestra como tendencia una mora regular no superior a los 45 días por el orden de Bs.1.450.000, bajando a Bs. 420.000 aproximadamente, a partir de 45 días.
De los proyectos financiados se han declarado incobrables solo 4 casos cuyo monto moroso total es de Bs. 968.300,oo. Se encuentran en recuperación por Bufete 4 créditos más por un monto a recuperar de Bs. 2.100.000.
Hay algunos elementos comunes en todos los casos que presentaron y presentan hoy día situación de insolvencia frente al compromiso del crédito, el 86% eran liderados por jóvenes menores de 26 años y el 100% estaban en los primeros 18 meses de funcionamiento de sus negocios, el 72% de estos casos eran unidades económicas unipersonales y el resto asociativas.
Dentro de las estadísticas generales del programa se encuentra que hasta la fecha se han asesorado y capacitado 477 unidades económicas juveniles de las cuales 88 han sido financiadas y 360 se mantuvieron y se están consolidando. Además se les han brindado orientación básica e información sobre oportunidades para reforzar la gestión de trabajo a 241 personas interesadas.
Entre 1996 y 1998 se han impulsado 3 redes solidarias en las áreas económicas de diseño gráfico, confección de ropa y calzado y servicios técnicos de telefonía y computación. Entre 1994 y 1998 se han realizado 42 encuentros e intercambios entre microempresarios, del mismo modo se han provocado 86 asociaciones estratégicas, especialmente de mercadeo y comercialización.
Política de crédito:
El propósito general de esta política es el de facilitar el acceso de los solicitantes que cumplan con el perfil de elegibles, al beneficio del crédito bajo principios de justicia y de promoción real de las potencialidades de los negocios apoyados. Trascender a una política de crédito más próxima a las condiciones de financiamiento de mercado es otro de los propósitos que se persiguen, apuntando a garantizar una efectiva recuperación de los créditos y la garantía de la capitalización y multiplicación del Fondo.
Se mantiene como requisito indispensable para acceder al crédito que las empresas solicitantes estén funcionando con un mínimo de 6 meses, (este requisito es específico para los nuevos aspirantes al beneficio del crédito) participar en los procesos de asistencia técnica, así como la presentación del respectivo proyecto de inversión y los avales que le soporten.
Se estudian las solicitudes de crédito de microempresas juveniles en iniciación que según rama de actividad económica, perfil del emprendedor y garantías que ofrezcan, justifiquen el aporte de la Organización. Finalmente se prevé el apoyo a los microempresarios que siendo ya beneficiarios del EFIP solicitan créditos por segunda vez, para lo cual se requiere la actualización de la información relativa a la microempresa y la consignación como aval de los presupuestos que justifiquen la nueva inversión, de los recaudos. Para calificar a este tipo de beneficio tendrá especial peso el que no hayan presentado morosidad en su crédito principal, una trayectoria mínima de 18 meses como beneficiario de la organización, que esté probado el buen uso de los recursos del crédito principal de acuerdo a lo estipulado en el proyecto de inversión y que dependiendo de la antigüedad de los recaudos presentados estos sean actualizados.

Monto y Discriminación de Fondos de Crédito
Tipo de Inversión Proporción Porcentual Monto Promedio Tipo de crédito Topes de Los Créditos
Primeros Créditos. 54,32% 975.000 Fijos y mixtos. 1.200.000
Primeros Créditos. 7,80% 700.000 Trabajo. 1.000.000
Ampliación 37,88% 1.700.000 Fijo y mixto,Trabajo 2.000.000
Totales 100 % 1.125.000 ---------------- ---------------
Montos:
Primeros Créditos:
MESES DE GRACIA PLAZOS DE PAGO MONTO DE INVERSIÓN TIPO DE CRÉDITO
De 1 a 2 12 a 24 Meses Entre 500.000 y 1.200.000 FIJO/MIXTO
----------- 12 a 18 Meses Entre 500.000 y 1.000.000 CAPITAL DE TRABAJO
Segundos créditos:
MESES DE GRACIA PLAZOS DE PAGO 2 MONTO DE INVERSIÓN TIPO DE CRÉDITO
De 1 a 2 De 18 a 36 Meses ENTRE 1.000.000 y 2.000.000 FIJO/MIXTO
------------------- De 12 a 24 Meses ENTRE 1.000.000 y 2.000.000 TRABAJO
Segundos Créditos:
Se prevé como solicitudes de apoyo a segundos créditos las ampliaciones puras para el mejoramiento de las condiciones de funcionamiento de la Unidad microempresarial, el incremento de la capacidad de producción y/o la adquisición de activos fijos. o las inversiones de carácter puntual que corresponden a solicitudes específicas por oportunidades de negocios.
Sistema de Crédito:
Monto mínimo a otorgar Bs. 500.000
Monto máximo a otorgar Bs. 2.000.000
Plazo mínimo de cancelación 12 meses
Plazo máximo de cancelación 36 meses
Criterio de asignación de tasa de interés Promedio ponderado de las operaciones activas de los primeros 6 Bancos comerciales del país, más 13 puntos.
Garantías a Exigir:
Monto a Otorgar:
El monto a solicitar debe ser calculado más allá de la necesidad de inversión de la microempresa, considerando el margen de rentabilidad actual y proyectada del negocio, así como la proporción y atributos del espacio del mercado en el que esta participa.
Las proyecciones más transparentes y seriamente trabajadas permiten mover en orden creciente el monto a otorgar. Así como la porción de riesgo que asume el solicitante medido a través del monto de aportes propios comparados con la proporción que asumirá la organización de financiar el proyecto (monto a otorgar).
Soportes Legales del crédito:
Se exige como única garantía la presentación de uno o más fiadores, que deben consignar una serie de documentos donde se muestre el nivel de ingreso, capacidad de ahorro, experiencia crediticia, manejo de efectivo, patrimonio y referencias personales. Los fiadores llenarán una ficha domiciliaria y de trabajo.
Los créditos son mixtos o de capital fijo se exige compra a través de cheques de gerencia que deberán ser tramitados por funcionarios del EFIP. Posteriormente se realizarán las reservas de dominio alusivas a los equipos seriados financiados con el crédito.
En el Otorgamiento se realiza la firma del contrato entre partes que normará la realización de créditos a establecer, así como las letras de cambio.
Mecanismos de Supervisión y Control:
A principios de la relación de crédito se hace una revisión de los registros contables de la microempresa. Dependiendo del plazo del crédito se realizará una revisión contable tipo auditoría para medir los avances financieros que la microempresa ha alcanzado posterior al crédito (Por lo general a la mitad del plazo).
En segundo término se exigen a los microempresarios la presentación de una serie de recaudos al respecto se destaca que el Comité de Crédito asume criterios amplios y flexibles en consideración de la juventud de los solicitantes, no obstante, se hace especial énfasis en la capacidad de respaldo y pago de los fiadores solidarios, que es la figura utilizada por excelencia como garantía.
Criterios de Selección de los Beneficiarios:
1.La microempresa debe estar legalizada o en la fase avanzada de legalización.
2.Edad entre los 18 y 35 años.
3.Pertenecer a sectores de escasos recursos económicos.
4.Dominio básico de un oficio.
5.Contar con un proyecto de inversión o en se defecto, estar dispuesto a elaborarlo bajo la asesoría de los técnicos del Programa.
6.Contar con avales o garantías de tipo solidario de familiares, asociación de vecinos del sector de residencia, ó grupo o comunidad cristiana de base.
7.Comprometerse a cumplir con el plan de formación, articulación, asistencia técnica y seguimiento del Programa.
8.La actividad microempresarial deberá ser su única actividad económica.
9.Estar dispuesto a trabajar en grupos o asociados
10.Las microempresas a financiar deben estar ubicadas en el Área Metropolitana de Caracas o en sus zonas adyacentes.
11.Los beneficiarios deben ser Venezolanos.

Aciertos encontrados con la implementación del programa:
Durante los 5 años de ejecución del programa se han dado por lo menos 4 discusiones en torno al carácter de los beneficiarios y el apoyo más idóneo a suministrarles. Por esta vía ha sido posible el diseño de ofertas diferenciadas de acuerdo a cada tipo de público juvenil que se aproximó a la Organización en busca de atención.
Cuando se examinaron las causas que dificultaban la recuperación de los créditos se encontraron las siguientes: poca experiencia en el oficio y desconocimiento de la dinámica del mercado, la joven data de los negocios en especial de aquellos que no superaban los 8 meses de funcionamiento, la inexistencia de controles y mecanismos legales que avalaran la operación formal del negocio, desarrollo de actividades económicas altamente competitivas poco útiles y factibles, la inmadurez de los emprendedores, en especial de aquellos menores de 26 años y sin cargas familiares.
De esta manera se decidió que la situación de los emprendedores más jóvenes con un tiempo de funcionamiento inferior a los 8 meses, se tratara básicamente con orientación, asesoría y capacitación; siempre y cuando contaran con la actitud y motivación para emprender sus negocios.
El beneficio del crédito se concentró en jóvenes con visión, capacidad directiva - organizativa y que dominaran tanto la dimensión técnica del oficio como el manejo operativo de sus unidades económicas. Fue así como se extendió el margen de edad hasta 35 años.
Paralelamente se hizo una revisión profunda de la propuesta de crédito tradicional, con el objeto de lanzar una política de justo otorgamiento y efectiva recuperación. El ánimo de esta política es la de prolongar la vida útil de los recursos de crédito, de su mejor rotación para alcanzar mayor número de emprendedores y de colocar la oferta de financiamiento acorde a la realidad del mercado y de la empresa autónoma, rentable.
Estos aunados a otros factores han permitido incrementar la efectividad de la atención, dándole una orientación que incentiva y promueve la productividad, con metodologías de intervención que instan a la responsabilidad tanto individual como colectiva y a la búsqueda de salidas comunes a los problemas que se encuentran en el camino de los emprendedores.
Elevar el perfil del beneficiario ha agilizado el proceso de evaluación de solicitudes, puesto que los proyectos aspirantes al crédito son más constantes menos improvisados, con resultados concretos, con dueños dispuestos a mejorar lo existente, con necesidad de capitalizar y con condiciones reales para repotenciar su desarrollo.
Se privilegió como mecanismo de acceso al beneficiario el carácter del espíritu emprendedor de los solicitantes, más que el factor etario o la procedencia socioeconómica.
Desaciertos y limitaciones encontrados:
El principal error cometido durante la ejecución del programa, ha sido la subestimación de las capacidades de los jóvenes emprendedores. A partir de esta premisa se aplicó por mucho tiempo una política de crédito y una metodología de trabajo protegida que contribuyó a la construcción de una concepción errada de la labor autogenerada y el esfuerzo que esta implica.
Del mismo modo se privilegiaba la atención individual intensiva, altamente costosa en términos presupuestarios para el EFIP y políticamente contradictoria ya que favorecía relaciones de dependencia, y una tendencia al subsidio de la riqueza, por consiguiente se ha atentado de alguna contra las capacidades tanto emprendedoras como productivas de estos jóvenes.
Falta desarrollar nuevas propuestas entorno al tema del montaje de negocios, ya que solo contamos con una metodología de orientación y asesoría para la iniciación, y no tenemos una línea propositiva en términos de mostrar los huecos en el mercado o actividades factibles para el inicio de microempresas.
La aplicación de la nueva política de crédito aleja cada vez más al programa del perfil inicialmente planteado del joven a apoyar. Aun tenemos la duda que el autoempleo sea la salida ante la exclusión laboral de la mayoría de los jóvenes, especialmente los menores de 26 años, más pobres, con menos experiencia laboral y mayores debilidades personales.
Otro de los aspectos que ha caracterizado la experiencia del programa a lo largo de los años, es la insuficiencia de los recursos para crédito considerando que los niveles inflacionarios y los constantes incrementos en los precios de los insumos registrados en estos dos últimos años, encarecen las necesidades de financiamiento de las microempresas juveniles.
En ese orden, encontramos que 1998 se ha caracterizado por un alto nivel de incertidumbre económica, de tensión política, e incremento de las tasas de interés. En este escenario, se ha registrado el número más bajo de solicitudes de crédito de toda la historia del programa; respuesta congruente con la drástica baja en las inversiones en general, con el cierre de empresas y la reducción generalizada de los costos de producción en todo el aparato productivo.
Frente a este escenario se devela una de las mayores fallas de la política de crédito del EFIP, en tanto que no prevé medidas de emergencia ante la agudización de la crisis. Es por esto que la política ha sufrido una serie de enmiendas "transitorias" para favorecer la colocación de créditos, tales como la aplicación de las tasas de interés por debajo de mercado, revisión semestral de las mismas para su recalculo si procede y la liberación de los montos máximos a otorgar.
Otro de los grandes desaciertos de la propuesta tiene que ver con la poca incidencia que ha logrado en las instituciones de poder, por el diseño de una política de Estado específica para el apoyo de microempresas juveniles. Con lo cual el EFIP se ve limitado en el desarrollo de otras iniciativas para favorecer el autoempleo, así como el sostenimiento económico del programa al no lograr convenios favorables.
http://www.ilo.org/public/spanish/region/ampro/cinterfor/temas/youth/eventos/memo/med/pon/efip/

Puntos de Contacto de Efip


* Sede Caracas:
Final de Calle Simón Bolívar, Casa Nº 65, Urb. Arvelo, Artigas San Martín, Caracas 1020.
Telefax: (58212) 4518603
efipccs@cantv.net y efip@reacciun.ve
www.centrojuvenildeempleo.org.ve

* Sede Zulia:
Barrio La Polar, Av. 48 con calle 182, Nº 182 - 48, Planta alta (Frente a la Cervecería Modelo C.A.). Parroquia Domitila Flores, Municipio San Francisco - Edo. Zulia.
Telefax: (58261) 7313832 y 0414-6132068
efipcjmil@cantv.net y sanfranciscorecicla@cantv.net

* Sede Vargas:
Sector el Pavero (Macuto) - Edo. Vargas.
Tlf: (58212) 7147037 y 0414-1259776
efiplitoral@cantv.net
Efip Promueve la Participación en Venezuela

Efip reconocido por el PNUD


El Efip con su proyecto de "Capacitación Juvenil Mediante La Inserción Laboral" ("C.J.M.IL."), fue reconocido por el Progama de las Naciones Unidas (PNUD), como una de las 10 experiencias más exitosas en Venezuela en reducción de la pobreza.
El "C.J.M.I.L." es un proyecto de desarrollo local que articula a los actores de la comunidad: familia, empresas, entidades gubernamentales y comunidad organizada, como tejido social y económico, para la capacitación en oficios y mejora las condiciones de empleabilidad de jóvenes excluidos del mundo educativo y laboral.

Mi Escuela Recicla

Mi Escuela Recicla es una iniciativa que se encuentra dentro del marco del Proyecto "San Francisco Recicla".
Esta iniciativa se desarrolla en diez escuelas del Municipio San Francisco, donde se ha desarrollado un sistema de recogida selectiva, además de un programa de sencibilización y formación para los escolares y sus educadores.

Programa Nacional de Reciclaje


El reciclaje de desechos como medio para la generación de oportunidades de capacitación, formación, empleos e ingresos para jóvenes y mujeres de los sectores más excluídos de la población.
Esta iniciativa se viene desarollando bajo los proyectos de "Vargas Recicla" y "San Francisco Recicla, en los Estados Vargas y Zulia de Venezuela.

Líneas de Actuación de EFIP


* Fomento y fortalecimiento de la Democracia Participativa.
* Promoción de la Economía Social y Solidaria.
* Animación y Potenciación del Protagonismo Juvenil

Objetivos del Trabajo de Efip


* Contribuir al proceso de organización y asociacionismo de los sectores populares, a fin de fortalecer su participación en la construcción de la democracia y su ejercicio como ciudadanos, especialmente aquellos orientados al desarrollo local y la autogestión social y económica.
* Promover la formación sistemática de los miembros y líderes de las organizaciones de base que están involucradas en diversas ramas de actividad, ésta sea económica, social, cultural o política.
*Promover y apoyar la búsqueda de alternativas a los problemas que afectan a los sectores más desfavorecidos, principalmente de los jóvenes, fomentando la independencia socioeconómica mediante el apoyo de formas asociativas populares y alternativas, y propiciando la participación y la autogestión de las comunidades locales para su desarrollo integral

La Misión de Efip


La razón de ser del Efip es apoyar el fortalecimiento de las organización de los sectores populares, potenciando la formación como herramienta estratégica para avanzar en el fomento de la solidaridad, la cooperación, la democracia, la justicia y la sostenibilidad como valores esenciales para la transformación social.





Apertura del Centro de Educación y Gestión Ambiental "San Francisco Recicla"


Con la asistencia de representantes de diversos sectores: Organizaciónes comunitarias, Jóvenes del Proyecto Mi Escuela Recicla, autoridades locales, y Operarios del Proyecto de Reciclaje, este lunes 20 de Febrero del 2006, la Asociación Civil Equipo de Formación, Información y Publicaciones (EFIP), realiza la apertura formal del Centro de Gestión y Educación Ambiental.
Para obtener mayores detalles puedes comunicarte al tlf: 0261-7313832.
Este centro será un espacio que dará un destino diferente a tus residuos.

Intercambio de Jóvenes
Efip realizó un intercambio de jóvenes pertenecientes a sus proyectos de formación y capacitación juvenil de las regiones de Vargas, Caracas y Zulia.
La actividad se realizó en la sede de EFIP en el Mcpio San Francisco del Estado Zulia.

Efip en el Foro Social Mundial - Vzla Enero 2006